¿Cómo elaborar una entrevista de trabajo?

La entrevista es el momento más importante del proceso, a ella acceden sólo los candidatos con posibilidades de ser contratados. Constituye la última fase de una búsqueda de empleo.

Debes saber «vender» tu candidatura demostrando tus aptitudes, conocimiento, competencias, y convencerlos de que tú eres la persona idónea para ocupar la vacante.

¿Qué hacer antes?

  1. Preparar el currículum vite. Toda información que aparece en el CV es susceptible de ser preguntada. Causa una impresión negativa que el candidato no hable con soltura, o no recuerde los contenidos de su propio CV (fechas, número de horas, puestos de trabajo…).
  2. conocer los tipos de entrevistas.
    • Estructurada. Existe un marco de preguntas determinadas, que se establecen antes de que inicie la entrevista. Son estándar, por lo que debes responderlas todas.
    • Improvisada. El entrevistador formula preguntas acerca de diferentes temas a medida que se presentan, en forma de una conversación común.
    • Técnica. Se utiliza cuando los conocimientos técnicos de los candidatos son fundamentales para el puesto requerido. Se analiza el grado de especialización del candidato.
    • Videoconferencia / Telefónica
    • En serie. Los entrevistados son sometidos a varias mini-entrevistas con diversos miembros de la empresa, de esta manera cada uno evalúa diferentes aspectos que luego comparten y complementan para tomar una decisión en conjunto.
    • Grupal. Se cita a varios candidatos para desarrollar la entrevista. Se usa principalmente para detectar relaciones con otros, control, manejo ante estrés y liderazgo. Esta técnica se aplica cada vez más ya que es fácil distinguir las competencias de los candidatos, ya sea de liderazgo y de relaciones entre otras.
  3. Estudiar a fondo la oferta.
    • Información sobre la empresa (trayectoria, su organigrama, principales logros, etc.).
    • Requisitos solicitados.
    • Funciones de la vacante.
  4. Imagen. No existe una segunda oportunidad de dar una buena primera impresión.
    • Limpio, discreto, clásico.
    • Entrar confiado y erguido.
    • Debes ir vestido/a acorde al puesto de trabajo que solicitas. No se trata de ir siempre vestido con traje.
  5. Preparar las posibles preguntas.
    • Puntos fuertes y puntos débiles.
    • Piensa en el candidato ideal: la entrevista consiste básicamente en una venta de uno mismo, por tanto, te ayudará mucho averiguar cuál es el perfil del candidato ideal, para así poder resaltar los puntos que tú tienes en común con ese candidato.

¿Qué hacer durante la entrevista?

  1. Material.
  • El Currículum es imprescindible.
  • Cartas de recomendación.
  • Folios en blanco y bolígrafo.

2. Controlar los tiempos.

  • Saludo: Es la primera impresión personal que el seleccionador va a tener de ti. Estrecha la mano cordialmente y preséntate con naturalidad.
  • Conversación sobre el puesto: Comenzará ofreciéndote información sobre la empresa y el puesto. Posteriormente, el entrevistador comenzará con la recogida de información sobre ti.
  • Análisis del CV: Repasará tu CV y debes saber explicarlo todo bien. Las funciones que hayas ejercido en cada puesto de trabajo serán preguntadas.
  • Preguntas del entrevistador: Hará 4 o 5 preguntas para ver cómo te desenvuelves.
  • Final de la entrevista: Puedes consultar cualquier duda relacionada con la empresa, las condiciones de trabajo, el proceso de selección… Con tus preguntas demostrarás tu interés por el puesto de trabajo, debes aprovechar la ocasión para demostrar tus conocimientos.
  • Despedida: El objetivo es asegurar el siguiente contacto dentro del proceso de selección. Es muy importante que te muestres cordial en la despedida, piensa que están observándote hasta el último instante.

3. Lenguaje corporal.

  • Muéstrate natural y sincero
  • Pide permiso para sentarse
  • Deja el bolso y el abrigo colgados
  • Llevar el CV en la mano
  • Siéntate con disposición comunicativa
  • Mirada a los ojos
  • No muestres inseguridad, impaciencia o dudas
  • Sonríe con naturalidad

4. Tipos de preguntas.

  • Preguntas personales: se trata de preguntas generales sobre aficiones e intereses, suelen servir para romper el hielo e ir acompañadas de una charla informal.
  • Preguntas de experiencia: son cuestiones orientadas a conocer más sobre la experiencia previa y las labores desempeñadas.
  • Preguntas de comprobación: su objetivo es comprobar información (o falta de información) contenida en el CV
  • Preguntas hipotéticas: son preguntas del tipo ¿“qué harías si…?”. Sirven para evaluar tus reacciones y tus habilidades de cara a resolver problemas concretos.
  • Preguntas de actitud y personalidad: están dirigidas a conocer mejor tu actitud frente al trabajo y al puesto.

Preguntas sobre habilidades de primera línea o de refuerzo: si solicitas un puesto en el que se trabaja de cara al cliente, este tipo de preguntas pondrán a prueba tus habilidades en ese terreno y cómo gestionarías una queja.

  • Preguntas técnicas: son específicas sobre el área del puesto de trabajo que se ofrece. Sirven para evaluar tus conocimientos reales sobre la materia, no tus opiniones.
  • Preguntas de pensamiento creativo: requieren usar el pensamiento creativo para resolver problemas concretos. Pueden recordar a aquellas preguntas tipo test para calcular el cociente intelectual, sólo que son más difíciles. Al principio pueden desconcertar bastante, especialmente si no se esperan.
  • Preguntas de definición: se pregunta sobre tus puntos de vista o tus opiniones sobre habilidades y técnicas.
  • Preguntas de presión: se utilizan para evaluar tu reacción a las presiones

¿Qué hacer después?

  1. Analizar aciertos y errores
  2. Evaluación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No está permitido copiar este texto